Una ventana al Universo

Tuesday, November 07, 2006

Hijos de los Hombres

Agridulce. Ése es el sabor que me dejó esta película en los labios al salir del cine (mezclado con las eternas palomitas y coca-cola).

No estamos ante una mala película, ni mucho menos. El argumento es ingenioso y profundo, una nueva forma de Apocalipsis, quizás más cruel si cabe que una macrodestrucción a manos de un meteorito o una bomba nuclear: un mundo sin niños, un mundo con la seguridad de que a la humanidad sólo lo queda una generación de vida. Y en medio de esto, un burócrata desengañado que se ve envuelto en la salvación del tesoro más valioso de la Tierra: el primer bebé en 18 años.

Desde luego, podría aberse convertido en una de las películas del año. Podría haberse convertido en una manifestación sociopolítica hecha cine, podría... Todo se queda en "podría", porque estamos ante una película a caballo entre todos los supuestos antes descritos y el más efectista cine americano.

Los efectos especiales, el sonido, las escenas de acción... todo es impresionante, rodado con pasión cruda y un gran equipo técnico, pero ante esta avalancha de efectos especiales y acción, la historia, que es la que realmente tiene el mérito de la película, se queda en poco.

Por suerte, Cuarón ha tenido la sensatez de no rodar la película íntegramente con escenas de acción y dejar un huequecito para la reflexión, para el "dónde vamos a llegar si seguimos así". Temas como la inmigración y la xenofobia, la destrucción y contaminación de la Tierra, el valor de proteger a la infancia... Tienen su lugar en la película y en la mente del espectador, siempre y cuando no se deje llevar por las cruentas -y, en honor a la verdad, muy bien rodadas- escenas violentas y de guerra.

Eso sí: es una de las mejores interpretaciones de Clive Owen, al que, según parece, le van muy bien los papeles de héroe desencantado (no hay más que recordalo en Sin City).

Calificación: un siete, que podría haber llegado a diez si el director no se hubiese dejado llevar por el puro efectismo hollywoodiense.

Monday, November 06, 2006

El Laberinto del Fauno

El sueño de una noche de posguerra. Así se podría resumir esta pequeña obra de arte. Dos historias entrelazadas, un cuadro realista y otro surrealista pintados en dos espejos puestos frente a frente, que se reflejan el uno al otro hasta el infinito.

Uno, retrato sórdido de la maldad humana, del desencanto de la guerra, también de los soñadores que aún no se han rendido aunque sepan que juegan con fuego.

Otro, el sueño -o quizás más real de lo que el sentido común nos dice- de una niña que vive ajena a todo, en un mundo donde los monstruos son casi tan terribles como los hombres malvados y las hadas no son bellas.

Guillermo del Toro ha creado un cuento de hadas que asustaría a los niños, y al mismo tiempo, el recorte de una de las páginas más tristes de nuestra historia. Y todo ello con llevado a escena con unas actuaciones que estremecen, destacando especialmente la de la niña Ivana Baquero, que sin duda alguna con esta película ya ha encontrado su rinconcito en el mundo de los jóvenes actores más prometedores. Sin olvidar por supuesto a una Maribel Verdú inmensa y un Sergi López odiosamente bueno: por la crueldad de su personaje y su gran trabajo. Hacer de "malo" no es tan fácil como pudiera parecer, hay que transmitir esa crueldad al espectador, hacerle sentir el odio, y él lo ha conseguido.

Lo dicho, una pequeña obra de arte, merecedora de un lugar en los Oscar, y una de las mejores películas españolas de los últimos tiempos.

Tuesday, October 31, 2006

Una pequeña introducción...

Antes que nada, el comienzo.

He creado este blog con la idea de crear un pequeño espacio de crítica. Críticas de libros, películas, música...

Intentaré escribir, por lo menos, una crítica a la semana de los distintos campos, aunque espero hacerlo más a menudo. Dependerá del tiempo que tenga y de mis ganas de despedazar o alabar (e incluso términos medios, quién sabe).

En fin, espero que os guste.

Heroína del Silencio